pueblos de mexico
Registrate aquí

  Recordarme

Ciénega de Zimatlán, Oaxaca

Ciénega de Zimatlán es la cabecera municipal del municipio de Ciénega de Zimatlán en el estado mexicano de Oaxaca Cuenta con 2,785 habitantes.

Reseña Histórica

Ciénega de Zimatlán, Oaxaca

Esta población no posee fundo legal por donación como la mayoría de las del estado; es por decirlo así, una colonia establecida por adquisición a título de compra-venta por la inmigración de familias de muchos lugares circunvecinos y lejanos que vinieron en pos de las utilidades que consideraron obtener en un suelo de por si recomendable, después de disecado. Carece por ésta circunstancia de un nombre oficial decretado por las autoridades superiores a quienes las leyes delegaban la facultad de imponérselo.

Puede decirse ahora que su extensión es ilimitada dentro de la jurisdicción de la Villa de Zimatlán; pero en cantidad sobreabundante, merced a la laboriosidad de los vecinos colonos que no han omitido sacrificio y esfuerzo alguno para conseguir el ensanchamiento y expansión que hoy disfrutan por concepto de propiedades.

Según la tradición y algunos apuntes o escritos antiguos que conservan personas de reconocido crédito, el advenimiento de los primeros moradores de la Ciénega, después de consumada la conquista de la Nueva España y vinculados los derechos de propiedad a la Corona de Castilla de todas las tierras descubiertas en la comprensión que le señaló el Papa Alejandro VI, por el entonces conocido derecho de Conquista de pueblos infieles y por lo mismo, repartido el territorio entre los favorecidos de la Corte.

Dice así: En el año de 1730, vivía en \"Sagoba\" (en zapoteco significa, hermana, retrato o reflejo del cielo, sitio conocido actualmente con el nombre de la Laguna) un señor de origen español, noble cacique que se llamó Don Carlos Lavariega. En ese lugar ostentaba dicho señor las exigencias de su alcurnia y las comodidades de su estirpe en la vida civil, y favorecido por el gobierno colonial con la posesión de ese sitio, cuya labor no le era bonancible por las represas de agua que contenía en su mayor extensión y predios circunvecinos, proyectó y llevó a la práctica el desagüe de la laguna y aun de todos estos contornos que en otro tiempo fueron verdadera Ciénega, solicitando al efecto del Corregidor de Provincia de Antequera, la contingencia de los presidiarios que por entonces extinguían sus penas por delitos comunes en la capital, para proceder a la excavación de una zanja que bien trazada por los declives del terreno, llevaría las aguas estancadas que le tenían inculto al cercano Río Atoyac en pos de corriente con el loable y meritísimo propósito de convertir en campo cultivable el que ante sus ojos no era más que terreno ocioso y enfangado.

Consiguió su objeto, pues vinieron los presidiarios y con ello construyó la zanja que actualmente se conoce con el nombre de \"Zanja de Celaya\" y mide aproximadamente cuatro kilómetros, desde su nacimiento hasta su desembocadura en dicho río. Esta zanja que en un principio presto inestimables servicios sin interrupción, se encuentra hoy enzólvala tanto por no ha habérsele mantenido su alineamiento como por haberle aumentado su caudal las aguas torrenciales del Río de Tlanichico que en años recientes, desviándose de su cauce, se internó a una parte del camino nacional hasta arrojarle sus aguas.

Una de las principales causas de su ensolve, y que no podemos ocultar, es la diversidad de opiniones de los propietarios que la limitan en sus dos extremos y es de lamentarse que así continúe esa obra cuyo piso sintió el roce de los grilletes o cadenas que en otros tiempos completaban la acción penal de la justicia sobre los delincuentes, y absorbió tal vez, las lagrimas de arrepentimiento o las gotas de sangre que los hierros hacían brotar de los encadenados pies; y pide en la actualidad su inmediata reparación que quizá se consiga mediante el esfuerzo de algunos propietarios que ya se la procuran.

Pues bien, dícese que los reclusos todos pertenecían a la clase indígena, ignoraban el castellano, hablaban el idioma chatino unos y otros el zapoteco; y como es natural que hasta entre los presos haya quien mande, con ellos vino uno oriundo de Magdalena Huixtepec, cuyo nombre se ignora. Tenía este alguna preponderancia sobre los reos, sus compañeros, y como aprendiera a hablar en poco tiempo el castellano, con el se entendía el cacique en todo lo relativo al Gobierno y cuidado de los cumplientes. El dueño español, naturalmente no comprendía los dialectos e idiomas de sus servidores y se valía del indio de Magdalena para cerciorarse del tema de las conversaciones y pláticas que entablaban aquellos hombres y este religiosamente le informaba de ello, valiéndole las consideraciones de aquel señor y la gracia de vivir con él y su familia dentro del radio de su domicilio y en colindancia con otro noble español Sr. Lic. Garrido que habitaba en el paraje denominado las Animas, hacia el Sur de la Laguna.

Terminó el trabajo, del que nadie da cuenta del tiempo que haya durado. Los presos regresaron a su reclusión, y solo quedó con el Sr. Lavariega el intérprete de Magdalena que estaba por extinguir su condena.

El desague fue un hecho y su consecuencia inmediata la disección de los terrenos todos, hasta los que hoy se denominan Gulalea (buscó la salida del cerco) y las aguas que año con año venían de las lomas de Guía-Xóchitl (cerro de flores) encontraron paso para caer directamente al Atoyac, como fue el propósito del Señor Cacique.

Se cuenta que durante las labores de excavación a estos presos los alimentó el gobierno con tacos de chapulines y su bule de agua; cuando terminaron de hacer la zanja muchos presos alcanzaron su libertad y como les gustó el lugar empezaron a poblar el terreno por un costado de donde actualmente se encuentra la iglesia, dentro de estos pobladores había uno que hablaba el castellano y adoptó el apellido de Castellanos, junto con él había uno de apellido Toledo, otro de apellido León, Rendón, Ojeda, Celaya, Sánchez y Sumano; estas personas venían de distintos lugares y comenzaron a construir sus casas con carrizo, con el techo de dos aguas hecho con cogollo de caña; después el carrizo fue sustituido por adobe, estas casas eran de techo de zacate de caña, las enjaulaban, se tejían, se ponían tijeras, todos los vecinos ayudaban al dueño de la casa, para esto los vecinos se ponían de acuerdo para ayudarse unos a otros en la construcción de sus jacales.

Usaban petates para dormir ya que no había camas. Se alumbraban con ocote porque no había petróleo. Había vitrolas de cuerda en lugar de grabadoras o tocadiscos. La ropa la lavaban con cáscaras de pipe y amole. No había roperos, había cajas de madera de cedro que tenían unos huecos llamados concierto. Los pobladores empezaron a aumentar. Con el paso del tiempo los pobladores empezaron a cultivar la caña blanca; en las casas empezaron a sembrar cercas de nopal para cultivar la grana o cochinilla la cual se utilizaba para teñir la ropa. En la población había mucho agua, en varios lugares había pequeños veneros de esta. La primera presidencia la construyó Don Arturo Castellanos, esta presidencia era de adobe; Felipe Rendón estuvo de presidente cuando se reconstruyó, después de que ésta y la oficina de correos fueron parcialmente destruidas por el temblor de 1931.

Según una entrevista hecha por Kathleen M. McIntyre a Jesús Sánchez Mendoza Regidor de Educación, que en propias palabras expresó:

\"...los convictos estaban construyendo un canal y un sistema de drenaje durante el siglo XVIII. Por su trabajo en el canal, los convictos alcanzaron su libertad más rápido. Viendo la fertilidad del terreno y la abundancia de agua, los ex-convictos formaron el pueblo. Hoy la mayoría de las familias en la Ciénega llevan los apellidos: Castellanos, Ojeda, Celaya y Sánchez\".
El pueblo en sus orígenes

El tipo de vestimenta de estos pobladores era muy pobre; las telas que usaban era manta lisa del número 40 (crea o charme). Las mujeres usaban nagüas de manta lisa bien tableada hasta el tobillo o hasta arrastrarles, las nagüas llevaban dos o tres listones de colores en la parte de abajo como adorno, usaban refajo, también usaban camisa de cajón bordadas de lomillo y tejido cambalache, una mascada en \"v\" amarrada con el refajo, se peinaban de trenzas.

Los señores usaban calzón de manta, camisa de abajo con tela rallada y su camisa de arriba, sombrero, huaraches; las mujeres y los niños andaban descalzos. Las niñas usaban camisa de cajón con bordado de lomillo, no usaban sostén, usaban un corsé con varillas a los lados, esto era para que no se les notaran los pechos, lo cual tuvo consecuencias ya que al pasar a ser señoras ocasionó que sus senos se les colgaran, usaban falda y debajo de ellas un refajo así como también un ceñidor. Los niños usaban calzón de manta y camisa. Los hombres un tipo de pantalón que era cachirulo (de dos forros).

Las mujeres cuando tenían su menstruación usaban pedazos de tela (burritos), después de cada uso los lavaban por la noche para no ser vistas por los familiares y los guardaban para su próxima menstruación.
Las señoras cocinaban en braceros al ras del piso y se hincaban en el suelo, tal vez esa es la razón de que las señoras sufran reumas. Usaban planchas de fierro y tenían que calentarlas en el carbón.

Árboles de la Placita

Los árboles que están en la placita fueron donados por diferentes personas en diferentes años, se supone que el más viejo de todos es el cocal (palmar o dátil) que según dicen muchos que desde que tienen conciencia el dátil ya estaba ahí, este árbol fue donado por un señor que vino de Pochutla, el Sabino que está enfrente del señor Jorge Concha y dos ceibas que se secaron aproximadamente por los años de 1890-1900. El laurel de la india sembrado en 1933 y cuidado por las niñas de la escuela. El señor Cenobio Ramírez los regaló excepto el higo grande que lo dio la señora Melesia, sembrado por Pedro Martínez alias el catalán. El higo de la iglesia nació en un huamuche.

El eucalipto por el señor Cenobio Ramírez y el señor Ramón Castellanos lo cercó con piñuela y lo regaba.
El señor Felipe Sánchez sembró todos los árboles que están en el Panteón. Algunos árboles de la comunidad tienen mucha historia son tan viejos que se presume tienen más de cien años e incluso plantas han dado nombre a varias calles.

Calles

Los rosalitos: Se debe su nombre a que ahí había muchos sauces de ellos colgaban racimos de pequeñas rositas blancas y a los pies también crecían monarcillo rojo y blanco, rosales y fresnos, en medio de la calle corría un arroyo que llevaba peces dicen que tal vez las semillas de los rosales las traía el agua.

Camino Real: Se dice que por ahí pasó un rey que iba sembrando higo por el camino, uno de ellos es el higo de los tepacheros y el panteón, es la causa por la cual se le conoce a la calle nacional como Camino Real.

La calles del Sabino, El camino del Higuito y muchas otras calles con historia como: Calle Benito Juárez: esta calle lleva este nombre debido a que en ese entonces el presidente Benito Juárez paso por ahí a inaugurar el pueblo de San José Gelatova.

Esquina del Agua: a esta esquina se le dice así porque en la calle de Zaragoza nacía agua y también había peces. El puente que está rumbo a Zaachila lo construyó Luis Reyes y Agustín Celaya entre otras personas y con ayuda de las camionetas que pasan por ahí, era como un pantano.

Toponimia

Ciénega de Zimatlán, Oaxaca

Se llama así porque viene del nombre Ciénaga de origen zapoteco que significa \"Lugar de pantanos o de mucha agua\".

Personajes Ilustres

Ciénega de Zimatlán, Oaxaca

Lino Celaya Luría
Diputado y Presidente Municipal de Oaxaca de Juárez.

Rey Morales Sánchez
Diputado

Cronología de hechos históricos

Ciénega de Zimatlán, Oaxaca

Medio físico

Ciénega de Zimatlán, Oaxaca

Se localiza en la región de los Valles Centrales, pertenece al distrito de Zimatlán. Se ubica en las coordenadas 16°53\' latitud norte, 96°46\' longitud oeste, a una altitud de 1,460 metros sobre el nivel del mar.

Colinda al Norte con el municipio de Trinidad Zaachila; al Sur con Zimatlán de Álvarez; al este con Santa Catarina Quiané y Santa Ana Zegache; al oeste con Santa Inés del Monte y Zimatlán de Álvarez.

Ecosistemas

Ciénega de Zimatlán, Oaxaca

Flora
En términos generales todas aquéllas que se adaptan al clima como: rosas, geranios, cempoazuchilt, cresta de gallo, margaritas y las silvestres tales como: acahualillo, acahual, quebraplato, flor amarilla y algunas más.

Plantas comestibles: estas son muy amplias ya que con la cantidad de humedad con que cuentan nuestros terrenos y las 7 unidades de riego grandes y 100 pozos norias se cultiva todo el año, dando margen a los agricultores siembren de toda clase de plantas comestibles pero siendo la principal el maíz, el frijol, la alfalfa, la caña, siendo éstas en gran escala y en menor escala la higuerilla, la calabaza, el garbanzo, el tomate, el chile de agua y las hortalizas, jícamas y cacahuate.

Árboles: En la parte alta predominan los guamúchiles y en la baja los sauces.

Frutos: Los principales son la nuez y la guayaba, en menor escala la mandarina, naranja, limón, toronja, níspero, ciruela, mango, lima, plátano de castilla, aguacate y dátiles.

Plantas exóticas o de decoración: Llamarado, angelina y algunas otras variedades de las cuales desconocemos su nombre común.

Plantas medicinales: Espule, ruda, hierba de grano, hierba amarga, manzanilla, epazote, hierba tinta, hierba de cáncer.

Otras especies vegetales: Pitiona, hierba santa, hierba de conejo, tepiches y chepiles.

Estas plantas también son comestibles, son condimento para la alimentación de pueblo cieneguero ya que desde nuestros antepasados siempre han aparecido en su alimentación.

Fauna

Aves silvestres: águilas, zanates, zopilotes, quebrantahuesos, halcones, tordos, codorniz, cáhilucias, chigueos, colibríes, en temporadas de guamucheros.
Animales salvajes: conejos silvestres, comadrejas, uno que otro coyote que baja de la montaña, tlacuaches y ratones.

Insectos: como esta localidad cuenta con un clima templado las variedades de insectos son algunas como el zancudo o moyote en temporadas de calor, en las temporadas de frío la hormiga colorada.
Especies acuáticas: como nuestro municipio se encuentra ubicado en la parte mas baja del valle, en la temporada de lluvia se desbordan las zanjas y los ríos inundando gran parte del terreno bajo formando así una gran laguna dando lugar a que en los meses de Octubre a Febrero migren los patos, garzas, chitos y algunas variedades de peces.

Reptiles: culebra ratonera, coralillo, lagartijas, chintetes y viluces.

Animales domésticos: la principal actividad de la Ciénega es la ganadería, contamos con un gran número de razas en vacas lecheras, además de la producción de carne de ganado bovino, borrego, chivos y cerdos en gran cantidad. Caballos algunos de buena raza y otros para el trabajo de campo, asnos, mulas y toda clase de aves de corral (gansos, patos, guajolotes y gallinas).

Atractivos culturales y turísticos

Ciénega de Zimatlán, Oaxaca

Fiestas

Existen 12 mayordomías, 1 comité y 2 hermandades. La fiesta principal se lleva a cabo con la celebración de la Virgen del Rosario el 7 de octubre; pero se celebra el último domingo del año cuando es feria anual.

Las mayordomías se llevan a cabo en las fechas siguientes:

NOMBRE FECHA
Dulce nombre de Jesús
2 de enero
Santos Reyes
6 de enero
El señor de los milagros
7 y 8 de enero
La Candelaria
2 de febrero
San José
19 de marzo
Corazón de María
21 de mayo
Corazón de Jesús
21 de junio
San Francisco de Asís
4 de octubre
El Rosario
7 de octubre
La Juquilita
8 de diciembre
La Guadalupe (cabe mencionar que de esta imagen se celebran 3 mayordomías con diferentes mayordomos: 12 de mayo, 12 de octubre y la principal el 12 de diciembre).
12 de diciembre
Navidad
24 de diciembre
Comité: \"15 de mayo\".

Existe un comité de tractoristas y yunteros que celebran la fiesta de San Isidro Labrador y donde participan todos los agricultores de la comunidad.

Cofradías

Se acostumbra celebrar 2 cofradías, la cofradía del Carmen se celebra el 16 de Julio y la cofradía de la Soledad el 18 de diciembre. Existen voluntarios que celebran la fiesta de la infantita (la Natividad), el 8 de septiembre.

Como detalle cabe hacer mención que en la semana santa gastan todos estos mayordomos en conjunto, exactamente el sábado de gloria y domingo de pascua. Como se observa, todo el año hay celebraciones.

Danza de los Jardineros

Es una danza religiosa, data de la época de la conquista, simboliza el dominio del cristianismo sobre el mahometismo, se compone de dos comparsas, la de los cristianos y la de los moros, integrado por un mínimo de 12 parejas, cada comparsa la integran los reyes, capitán primero y capitán segundo, los peones y la última pareja, el escribano. En la población de la Ciénega se baila desde hace 100 años según las referencias que se tienen.

En las últimas décadas los maestros precursores han sido los Señores Melesio Castellanos, Alberto Antonio, Nereo Ojeda y a partir de 1982 el Profr. Francisco Roberto Sánchez Celaya; esta tradición se mantiene por varios aspectos, pues de los participantes, algunos participan por pagar promesas hechas a la santa patrona, otros lo hacen por servicio y algunos más por que realmente les gusta la danza; la presentación es en la fiesta anual de la Virgen del Rosario que se celebra el último domingo del año, el segundo día y en la octava que es el primer domingo del año nuevo, también en la festividad de San José el 19 de Marzo.

Los trajes son hechos de terciopelo, en los varones se usan los pantalones cortos, y camisas de manga larga, el rey Cristiano porta una capa de color rojo y pantalón verde, la capa lleva bordada un águila y el letrero que dice: \"Viva México\" combinado con imágenes o utensilios religiosos como son: el calis, la ostia, etc. Las mujeres portan vestidos amplios bordados con lentejuela y chaquira, los colores son verde, rojo, naranja, rosa. Los moros utilizan los colores morado, azul, amarillo; el rey porta una capa morada con una media luna bordada, los demás integrantes llevan bordadas figuras astronómicas como son: la estrella, un cometa, etc. Los reyes portan en la cabeza una coraza y los demás integrantes diademas adornadas con plumeros de diferentes colores. Se bailan diversas piezas musicales.

Tradición de las Bodas

Un novio con su chigol, quién era el que llevaba su familia a la casa de la novia para pedir su mano, le daban una vela y decían que era la entrada de la luz a la casa de la novia, cuando era el fandango llevaban pan mollete y a la novia le daban pan de cazuela. Cuando había una boda buscaban muchachas 8 días antes para que ayudaran a preparar: El chocolate, el mole o coloradito todo en metate, también molían el nixtamal para las tortillas.

En las fiestas usaban manteles blancos de tela y servilletas bordadas a mano. Los novios antes para comunicarse hacían cartas y las daban a las varilleras para que se las dieran a sus prometidas, también se pasaban las cartas a través de las cercas o con señas (visajes u ojitos) esto sucedía porque los papás de las muchachas no las dejaban tener novio, también no las dejaban bailar porque si salían a bailar ya no la pedían por haber bailado, los muchachos tenían que pedirle permiso a sus papás de la muchacha para poder bailar con la muchacha. También antes de casarse al novio lo ponían a prueba para ponerlo a trabajar, porque antes los suegros eran muy duros. Los padres se ponían de acuerdo para casar a sus hijos.

Los novios se paseaban en 2 carretas, en cada carreta llevaban 2 sillas; en una iban los novios adornada con un toldo y adornos de papel, en la parte de atrás de la carreta iban las damas colgando los pies y en la otra iban los padrinos. Los novios se casaban en Zimatlán, los días que eran adecuados para casarse era domingo o lunes. A la hora de la bendición a los novios les daban tacos de puro chile, a los padrinos les daban un guajolote con un cigarro y adornos de flores, las novias no usaban peinado, los trajes de los novios los alquilaban, muy pocos eran lo que los compraban. Antes no había cámaras fotográficas, el único que tenía una era el Señor Facundo.


eventos

Más en Oaxaca

© Derechos Reservados Telepaisa 2004-2020 | Términos y condiciones de uso | Llámanos Estados Unidos 1 630 747 5343